t288 Luis Alberto Muñoz

Comencé a estudiar la oposición al acabar la carrera. En ese momento no tenía ninguna referencia acerca de las academias a las que podía acudir para ponerme a ello por lo que buscando en Internet conseguí el número de teléfono de alguna de ellas y comencé a llamar. La primera academia a la que llamé consideró que no tenía el nivel suficiente para superar un examen de la oposición y su solución fue desanimarme para que tomara otro camino. Sin embargo, esa misma tarde contacté con Francisco Javier y aunque me planteó la oposición como algo muy difícil, él si confió en mis posibilidades y ahora veo que no se equivocó.
En relación al proceso que he seguido, he de reconocer que no ha sido fácil en absoluto ya que hay días en los que dan ganas de dejarlo pero Francisco y Abraham (mis profesores) siempre han estado ahí para animarme cuando lo he necesitado.
Ellos conocen a la perfección la oposición y saben orientarte de manera personal en cada una de las pruebas, con recomendaciones en mi opinión muy acertadas.
La documentación proporcionada es muy buena y es de agradecer que cualquier modificación, por pequeña que sea, la vas a tener en futuras actualizaciones.
Con todo ello, es evidente que a partir de ahí el éxito depende de uno mismo ya que cualquier fallo en cualquiera de los exámenes te hace volver al principio para intentarlo de nuevo al año siguiente pero la confianza que me han proporcionado ha sido clave para estar en este momento escribiendo una reseña como uno de los aprobados.