t214 Pablo Conde

Cuando me planteé prepararme la oposición al Cuerpo de ICCP del Estado, lo primero que hice fue ir a la lista de aprobados de la última convocatoria, y acto seguido, llamar a una compañera de la Escuela que aparecía en esa lista. Esta chica me recomendó que contactase con varios preparadores, para que me explicasen cada uno de ellos su metodología, pero me habló especialmente bien de uno de ellos, un tal Francisco. Siguiendo su consejo, éste fue al primero que llamé y después de una conversación, me causó una muy buena impresión. Así que decidí probar suerte con él y su equipo, y vistos los resultados, creo que fue la mejor decisión que pude tomar.

En mi caso particular, yo preparé las oposiciones vía online, al no estar viviendo ni en Madrid ni en Andalucía. Desde el primer momento, Francisco me fue proporcionando todo el material necesario; un material muy conciso y práctico, además de actualizado, que me permitió no perderme en la inmensidad del temario. Es algo muy a destacar, puesto que una de las claves de la oposición es asumir que saberlo todo es prácticamente imposible, y por ello, la documentación te permite centrarte en lo realmente importante, y aquí es donde entra la figura del preparador.

Dentro de esta documentación/material hay una gran cantidad de exámenes tipo test, tablas-resumen, exámenes prácticos resueltos, e incluso, para los que no asistimos a las clases presenciales, vídeos explicativos tanto de la parte teórica como de la práctica; por tanto, se proporcionan no sólo las herramientas para aprobar, sino también, se enseña a saber manejarlas y utilizarlas de forma óptima.

Otro valor añadido, a mi modo de ver, es la preparación del tercer examen, el temido Oral. He de decir, que el hecho de comenzar a cantar desde el primer día ayuda a coger mucha confianza, y a tener una rutina que me permitió perderle ese miedo que todos tenemos a enfrentarnos al Tribunal el día del examen. Es una cuestión en la que insisten mucho Francisco y Abraham, y que realmente, una vez empiezas el proceso, te das cuenta de la enorme importancia que tiene.

Para finalizar, decir que la constancia, el sacrificio y el esfuerzo ya se nos presupone a quienes nos embarcamos en esta dura aventura que es la oposición. Por eso considero imprescindible la figura del preparador, para que te guíe por esta travesía en el desierto. Agradezco enormemente la dedicación y el apoyo de Francisco, Abraham y Marta durante este tiempo, ayudándome a alcanzar el objetivo a la primera.